BLOG

Escribir para vivir… y sobrevivir

La escritura siempre fue la compañera silenciosa y tímida, recatada y modesta… hasta que de tanto que me dolía la mano tomé un curso de mecanografía… Muchos años después, gracias al teatro, a la literatura dramática, empezó a dejarse oír…

En Córdoba (Argentina) quisieron editarme “From Canarias con Amor” y me negué, no es “dramaturgia”, no es para ser leída. Ahora ofrezco si n pudor el guión del espectáculo con el que tanto giré y que tantas satisfacciones me dio. Surgió de forma casi forzada… Yo había triunfado en Bs.As. con “Lenguas Vivas” el espectáculo erótico que monté a raíz del curso de Strip-Tease (llegando a tener contratapa del diario Clarín) y viajaba a un festival para realizar unas performances de Diana Raznovich. Su productora me pidió “traete alto tuyo”… y no tenía nada nuevo… Estaba escribiendo un chascarrillo sobre todos los tópico de canarias e ideas erróneas que en Latinoamérica se tenía de las islas… así como un recuento sarcástico y acido de las dificultades de trabajar en mi tierra y el hartazgo de tanta burocracia y mediocridad…

 

Planeé terminar la escenografía en Argentina y hacer las ocho representaciones que me pedía la productora. Así me convertí en “latinoamericanaria”… Estrenamos en 2004 en el Centro Cultural San Martín, a partir de ahí fue un no parar hasta 2015 donde decidí bajarla de repertorio, cosa que no suelo hacer salvo que realmente sienta que es trabajo está obsoleto, como fue el caso, ya que era un espectáculo político de Cabaret y mi visión sobre mi realidad y mi tierra habían cambiado.

 

Años más tarde busqué quien me escribiera un monólogo sobre una argentina viajera a partir de algunos apuntes propios y todos los autores a los que consulté me decían lo mismo… que era más interesante que lo escribiera yo, que por encargo no funciona, es muy falso, que la escritura es siempre algo propio… así me lancé con “Graciela Conchalovsky, Argentina verborrágica y redundante” -experimentando sobre la cadencia repetitiva inspirada en Ravel- en el cual hago una sarcástica revisión de las costumbres de ambos lados del charco.  Luego “Sorprendida, monja mexicana evangelizadora de la cultura” salió prácticamente sóla, a partir de una fiesta en taliARTE del día mundial del teatro. Me maleducaron en un colegio de monjas y siempre había querido vomitar a la luz de los focos las tripas putrefactas de aquella horrible experiencia…. 

Otros textos